Princesas de videojuegos

El verano sigue su curso y desde El Desván de Casiopea y Andrómeda seguimos estrujándonos el cerebro para traeros los contenidos más frescos y apropiados del verano. Por eso en esta edición de Jugones volvemos a darle una vuelta de rosca a nuestra materia gris y os presentamos a algunas de las princesas más conocidas del mundo de los videojuegos.

Peach: La inolvidable princesa de Super Mario es sin lugar a duda una princesa en toda la extensión de la palabra. El pobre fontanero italiano ha tenido que rescatarla en tantas ocasiones que esto se está convirtiendo casi en una leyenda. 

La primera vez lo hizo en 1985, cuando el malvado dinosaurio se la llevó. Peach ha sido secuestrada práctiamente en todos los juegos que ha aparecido, menos en Super Mario Bros 2, Super Mario RPG: Legend of the Seven Stars y Super Mario 3D World, donde era una personaje jugable.

Otras apariciones de la princesa de la falda rosa han sido en Mario Kart, Mario Party y otras entregas deportivas de una de las sagas más emblemáticas de Nintendo. Probablemente, debido a que Peach era secuestrada una y otra vez crearon Super Princess Peach, donde ella es la protagonista y debe salvar a Mario, Luigi y Toad. 

Zelda: La de Hyrule apareció por primera vez en 1985 en la NES, en The Legend of Zelda, en esa entrega la princesa era secuestrada por el malvado Gannon y el joven Link se comprometía a rescatarla. Mucho ha pasado desde enconces, aunque esta es una idea que se ha repetido en la mayor parte de los juegos en los que aparece.

A diferencia de Peach, Zelda es una chica bastante más preparada que pese a dar nombre a la saga no aparece en todos los títulos o, en ocasiones, ni siquiera lleva ese nombre y tiene un rol muy diferente, como The Legend of Zelda: Phantom of Hourglass, donde se hace llamar Tetra y es líder de una banda de piratas. 

En realidad, aunque Link y Zelda aparezcan una y otra vez en los juegos no siempre son las mismas personas o personajes, sino que según los creadores en el caso de la princesa, se trata de una diosa que se va reencarnando, de ahí que sea juiciosa y tenga algunos poderes como la telepatía o las premoniciones. Es una de mis princesas favoritas.


Garnet: Sin lugar a dudas, la chica de Final Fantasy IX es mi princesa de videojuego favorita. Garnet Til Alexandros XVII es la princesa de Brahne y se siente prisionera en su castillo, por eso decide dejarse secuestrar por Yitán y la banda Tantalus y descubrir el mundo. 

Además de saber más cosas de su pasado, Garnet se hace más fuerte y la empiezan a llamar Daga, un nombre en clave que ella misma elige basada en el arma de Yitán y para no ser reconocida. De carácter peleón, Garnet es una chica fuerte y decidida, dispuesta a todo para cambiar su vida.

Su principal poder es el de la invocación y es capaz de utilizar aliados tan poderosos como Lamu, Shiva, Ifrit, Átomo, Odín, Leviatán, Bahamut y Ark. En su trance, que se llama Más Allá es capaz de repetir una de sus invocaciones de modo automático sin gastar PM.

Ashe: Otra princesa de Final Fantasy, esta vez del XII, al que por cierto no he jugado. Al parecer, y según la Wikipedia, de donde he sacado la mayor parte de estos datos, a Ashelia B'nargin Dalmasca (Ashe de Dalmasca) se la consideraba muerta, pero lo que hizo fue crear la resistencia, cuyo fin es liberar a su reino de la ocupación de Arcadia.

Durante la guerra, tanto su padre, el rey Raminas como su esposo, el príncipe Rassler, son asesinados y ella desaparece. Momento que es aprovechado por sus enemigos para anunciar su suicidio, lo que acabó con la esperanza de muchos. Aunque ella, que pasó a ser conocida como Amalia, estaba preparando su propio ofensiva. Para ello se unirá a Vaan y a su grupo. 


Kitana: Es otra princesa guerrera, en este caso del Mortal Kombat. A pesar de aparentar unos 25 años, Kitana tiene en realidad más de 10.000 y es la hija de Jerrod y Sindel los reyes de Edenia, pero cuando la hermosa mujer tenía seis años, Edemia fue invadida por Shao Kahn, que mató a su padre y se casó con su madre adoptando a la pequeña Kitana.

Durante años creyó que Kahn era su verdadero padre y este la convirtió en una asesina junto a su hermana gemela Mileena, pero acabará por enterarse que todo era una frase y se enfrentará contra su hermana (que finalmente resulta ser algo muy distinto) para restaurar la paz tanto en su mundo como en la tierra, a la que viaja en busca de ayuda.

Comentarios