Omiai

Japón es un país lleno de tradiciones interesantes. A los occidentales, algunas de ellas nos chocan, otras nos resultan incomprensibles y hay incluso las que nos producen sorna. En nuestra sección dedicada al país asiático de este mes queremos presentaros algunas de ellas y en este caso se trata de un rito relacionado con el matrimonio y con las relaciones, el omiai.

Si sois de los que ven series japonesas (ya sea de animación o con actores de carne y hueso) seguro que os suena. Muchos creen que se trata, simplemente, de un matrimonio concertado pero no es así del todo. Antiguamente, y no solo en el país de nuestros sueños, obligaban a las parejas a casarse, el omiai no es exactamente eso.

A grandes rasgos, y gracias a los amigos de Japonismo, he podido descubrir (pues estaba equivocada como muchos) que no es una obligación. De hecho, se trata de una reunión de carácter formal en la que los padres de dos jóvenes interesados llevan a sus hijos y todos se conocen. Suele tratarse de una comida o una cena.

En ella, los asistentes van muy arreglados y aunque lo tradicional es el kimono, los hombres están apostando por vestir trajes de chaqueta de corte occidental. La idea de estos encuentros pasa por una relación formal que suele acabar en matrimonio, de hecho solo los interesados en una relación seria acuden a este tipo de eventos.

Después de la reunión, ambos jóvenes dan un paso los dos solos para poder conocerse un poco más lejos de miradas indiscretas. Si deciden seguir viéndose a partir de entonces es decisión suya, aunque no es raro que haya padres que les presionen si le ha gustado la pareja en potencia. De no tener interés el uno en el otro o alguno de los dos, se acaba ahí, pero si ambos están de acuerdo en continuar viéndose pueden seguir adelante y acabar en matrimonio.

¿A qué no es tan extraño? Quiero decir, aquí en Occidente lo habitual es conocerse de otra manera, pero tampoco lo veo tan extraño como conocer a alguien en una cafetería o a través de amigos comunes. Aunque también hay páginas especializadas que se centran en ello es una tradición como cualquier otra, ¿que os ha parecido a vosotros, hay alguna otra de la que os gustaría que hablásemos en el blog? Aceptamos cualquier comentario o sugerencia.

¡Gracias por leernos!

Comentarios